Guía Ornitológica del Parque Natural de la Bahía de Cádiz

Guía Ornitológica con las diferentes especies y la localización dentro del Parque Natural

Guía Ornitológica

Centro de Visitantes

Acceso al portal del visitante de Espacios Naturales

Una de las mejores formas de conocer este magnífico espacio natural es recorriendo sus senderos. Ya sea a pié o en bicicleta, estas rutas permiten ver el parque en toda su extensión, lo que nos acercará a la fauna y flora existente, edificaciones como los molinos de mareas, salinas y a maravillosos paisajes a 10 minutos del centro de la ciudad. Estos senderos son ideales para los deportistas y amantes de la naturaleza, pudiéndose acceder a zonas de una gran belleza y valor.

A continuación podéis acceder a la información detallada de cada una de las guías de los diferentes senderos del Parque Natural de la Bahía de Cádiz.

Guías de senderos del parque natural

Salina Dolores

Salida Dolores

Cosechar la mar
Las salinas construyen un auténtico laberinto con sus muros y estanques adaptados a las particularidades del terreno. Por sus compuertas entra el agua del mar en los esteros, y de éstos a los lucios y vueltas, hasta la tajería donde, por evaporación y cristalización, la sal se cosecha.

Guía del Sendero de la Salina Dolores (pdf -1.629 Kb)

 Castillo de Sancti Petri. Foto de Maria del Mar Oneto Garcia

Punta del Boquerón

Templo de Hércules
El llamado castillo de Sancti Petri se asienta en un islote que en otros tiempos estuvo unido a la costa por una vía de la que se conserva algún vestigio. Según geógrafos romanos, en él se levantaba el templo de Hércules, santuario mítico que custodiaba los restos enterrados de este héroe. En busca de su protección, personajes como Aníbal o Julio César habrían visitado este lugar, y hecho ofrendas al fuego, permanentemente mantenido por los sacerdotes entregados a su culto.

Guía del Sendero Punta del Boquerón (pdf -1.501Kb)

 Molino de mareas. http://www.picobarro.com/

Salina Tres Amigos - Río Arillo

Molinos mareales
El molino de mareas del ríoArillo es uno de los últimos testigos de la importante red de molinos de este tipo que, desde la segunda mitad del siglo XIII, salpicaban las costas del golfo de Cádiz. Desde Faro, en Portugal, a Cádiz fueron más de un centenar los molinos que aprovecharon las mareas medias de rías, estuarios y marismas, con un nivel de subida y bajada de las aguas que permitieron la construcción de las infraestructuras necesarias para esta industria. El del río Arillo, con doce ruedas, fue sin duda uno de los mayores productores de harina de esta zona.

Guía del Sendero de la Salina Tres Amigos - Río Arillo (pdf -1.446Kb)

 Vista aérea

Los Toruños

A vista de pájaro
Visto desde el cielo, podemos comprobar como el Parque Metropolitano Marisma de los Toruños y Pinar de la Algaida es un buen ejemplo de la interacción del hombre con el medio. Las salinas, el marisqueo y las explotaciones agropecuarias fueron fuente de recursos para las poblaciones vecinas. Esto hace que en sus límites encontremos un variado patrimonio cultural asociado a las actividades tradicionales y a la historia de la bahía.

Guía del Sendero de los Toruños (pdf -1.970Kb)

 Sendero Pinar de la Algaida. Salina de los Desamparados

Pinar de La Algaida. Salina de los Desamparados

Costa Salinera y los recursos del pinar
Dos son los ecosistemas de marcado contraste que recorre este sendero: el magnífico
pinar de La Algaida, y las marismas y Salinas Los Desamparados.
Descubriremos uno de los recursos tradicionales proporcionados por este bosque de pinos piñoreros, asentado en tierra firme; y una curiosa manera de cosechar la mar, las salinas, reconvertidas en muchos casos en explotaciones de cultivos marinos.

Guía del Sendero Pinar de la Algaida y Salina de los Desamparados (pdf -3.178Kb)

Salina de la Esperanza 

Salina de la Esperanza

Laberintos de sal y agua
El cultivo de la sal encontró en estas costas las condiciones más favorables para la creación de una industria que, a pesar de la crisis del sector, aún hoy sigue presente. El ingenio se basa en la conducción del agua salada por diferentes canales en los que por insolación se obtiene la sal. Desde los caños, el agua es almacenada en el estero, y de éste, mediante compuertas y por efectos de la gravedad, irá pasando por diferentes balsas cada vez de menor profundidad: lucios, vueltas de periquillo, vueltas de retenida y, finalmente, cristalizadores, donde el agua teñida de rosa por la concentración de organismos que sirven de alimentos a numerosas aves, se evapora y la sal precipita.

Guía del Sendero de la Salina Esperanza (pdf -1.237Kb)

 Salina Carboneros desde el aire

Salina de Carboneros

De Salinas a Piscifactoria
Tradicionalmente, dadas sus condiciones ambientales, el estero servía como zona de cría y engorde natural de numerosos especies de pescados. Entre ellos eran y son famosos, por su peculiar sabor, las doradas, los robalos, o las lisas que eran capturadas tras la recolección de la sal, en temporada de despesque.

Guía del Sendero Salina Carboneros (pdf -1.514Kb)